De olvidos y pérdidas

Mateo Díaz era un hombre tan despistado que un día olvidó su corazón entre las sábanas de un burdel de carretera. Con el trasiego de músculos y tripas de ida y vuelta, con el revuelo de ropas y sudores, su órgano quedó abandonado en un rincón polvoriento, bajo una cama desvencijada y ruidosa.

Nadie lo encontró, ni lo echó en falta él en ninguna ocasión. Sólo su mujer, de vez en cuando, le insinuaba la pérdida: “Mateo, no tienes corazón”, le solía repetir. A lo cual, él hacía oídos sordos.

Y es que es bien sabido que nunca echamos en falta aquello que no usamos…


2 comentaris on “De olvidos y pérdidas”

  1. paragrafies escrigué:

    Surprising!🙂

    y.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s