Autoproposta

Anuncis

(…)

Sovint, quan una imatge és molt bona, quan parla entre silencis, quan amaga una història, quan és prou escaient, quan s’escriu tota sola, quan deixa volar les ales, quan és tan semiòtica, quan obre tantes portes que és com un full en blanc… em quedo sense paraules.

Les lletres em cauen de la boca com dents de llet i rodolen, es transformen, es pinten de colors, prenen forma, volum i pes, s’agrupen unes amb d’altres, s’endrecen i desendrecen en jocs anàrquics, impossibles, fins tenir vida pròpia.

I jo les observo, vocals i consonants, m’ho miro tot anar i venir, lluny de mi, com ocells caiguts del niu, i somric, amb la boca esdentegada i els llavis arrugats.


El cabaret de los amores perdidos

La vida en un pañuelo de papel, arrugado y húmedo.
El amor en un pañuelo de hilo, cubriendo lunas de hiel.
Trapecistas ciegos suspendidos en el aire,
ingrávidos, sostenidos por mil y un globos de helio.

Comediantes desnudos bajo la carpa del circo,
con los cuerpos envueltos en polvo de oro y miel.
Vértigo de bailarinas en cajas de música sin cuerda,
al son de acordeones tristes del cabaret.

Acordeón de las notas abandonadas
en las costuras de los vestidos empolvados.
Mejillas bermellón en cutis disfrazados,
con afeites de polvo de talco, descoloridos.

Caídas sin red en el suelo de la pista,
formando charcos de sangre coagulada.
Sin llanto ni quejidos, sus gargantas se asfixian
con las viejas canciones de los amores perdidos.


Metamorfosis

Quisiera ser el humo que quema tu garganta,
volverme niebla espesa dentro de tus pulmones,
sentir cómo me aspiras y penetro tu aire,
usurpando tu cuerpo e inundando tu alma.

Vestirme con tu piel, recortarme las uñas,
deshinchar ambos pechos y endurecer los músculos,
mudar la piel a blanco, platear los cabellos,
pintar de verde los ojos y acortar las pestañas.

Convertir el sexo propio del cóncavo al convexo,
esculpir las caderas, hacer crecer el pelo,
apoyar los cristales sobre nariz y orejas,
palidecer los labios y engrandecer el cuello.

Quisiera poder ver cómo me ves por fuera,
crecer en tus adentros como las células muertas,
volverme cual parásito que come las entrañas,
y convertirme en ti, para amarte de veras.